22 de marzo de 2010

Jihad




Basta con abrir cualquier diccionario. Luchar significa enfrentar la propia voluntad a la voluntad de otro con el propósito de doblegarlo, ponerlo de rodillas, eventualmente matarlo. ‘la vida es una lucha’ es una frase que debe haber sido, cuando se pronunció por primera vez, entendida de un modo melancólico y resignado. Nuestro siglo de optimismo y exterminios logró que esa frase terrible suene como una canción. Dirán ustedes que luchar contra algo puede ser terrible, pero luchar por algo, es noble y hermoso. Sí, es hermoso esforzarse por conseguir la felicidad (el amor, la justicia, etcétera) pero, si se han aficionado a denominar su esfuerzo con la palabra lucha, eso significa que tras su noble empeño se esconde el deseo de hacer rodar por tierra la cabeza de alguien. ‘La lucha por’, va siempre ligada a ‘la lucha contra’, y la preposición ‘por’, queda siempre olvidada en el transcurso de la lucha a favor de la preposición ‘contra’.
Milán Kundera
(La inmortalidad, 1989)

Te traes para tu arsenal, un método, un plan firme y constante, que son cualidad necesaria para la victoria en el encuentro.
Te quiere
Mamá.

3 comentarios:

Celestina Terciopelo dijo...

Claro, está la acertada tentación de pensar en el que lucha como una víctima circunstancial que padece su esfuerzo, más que como un héroe convencido.

Qué triste. Y qué bonito.

csar.soto dijo...

ya vuelve a esto no
?

Sue dijo...

Ciertamente...